Me quieren trasladar… ¿Qué puedo hacer?

De repente nos enteramos de que la empresa ha decidido trasladarnos y que tenemos que dejar nuestro centro de trabajo para ir a otro que puede estar a cientos de kilómetros de distancia, lo que implica mudanza, buscar casa, nuevos colegios para los hijos, etc. ¿Qué podemos hacer?

Lo primero que tenemos que saber es si estamos ante un traslado o, por el contrario, nos enfrentamos a lo que se denomina un desplazamiento:

El traslado existe cuando el cambio en el lugar de prestación de servicios tiene carácter permanente y definitivo.

El desplazamiento se produce cuando se acuerda con carácter temporal. Sin embargo, los desplazamientos cuya duración en un período de tres años haya superado los doce meses, pueden tener consideración legal de traslado.

¿Cuando estamos realmente ante un traslado y no ante un mero cambio de centro de trabajo?

Evidentemente, nos tendremos que atener a la distancia existente entre el antiguo centro y el nuevo y en si el cambio le supone al trabajador la necesidad objetiva de un cambio de residencia. A estos efectos, es preciso advertir que no figura establecida legalmente ninguna medida de cual es la distancia entre el nuevo centro y el domicilio del trabajador a partir de clual podemos empezar a hablar de traslado. Puede ser no obstante orientativa la norma que considera oferta de empleo adecuada aquella que supone prestar servicios en localidad distinta situada en un radio inferior a 30 kms. desde la localidad de la residencia habitual, salvo que el trabajador acredite que el tiempo mínimo para el desplazamiento, de ida y vuelta, supera el 25% de la duración de la jornada diaria de trabajo.

¿Puede la empresa ordenar nuestro traslado sin más?

No, la empresa tiene que justificar, razones económicas, técnicas, organizativas o de producción que lo justifiquen.

¿Qué procedimiento ha de seguir la empresa?

En el caso de un traslado individual la empresa puede acordar el mismo sin necesidad de consultar con el trabajador. La única exigencia legal que ha de cumplir es la notificación de su resolución al trabajador con una antelación mínima de treinta días.

La comunicación debe expresar:

  1. El centro de trabajo al que se traslada al trabajador
  2. Las razones del traslado
  3. La fecha de efectos de la medida.

¿Qué puede hacer el trabajador que recibe una notificación de traslado?

El trabajador puede:

  1. Aquietarse a la resolución y aceptar el traslado. En este caso tiene derecho a una compensación por gastos, que comprende tanto los gastos propios como los de los familiares a su cargo, en los términos que se convengan por las partes, pero nunca inferior a los límites mínimos establecidos en los convenios colectivos
  2. Solicitar las rescisión del contrato, con derecho a una indemnización de 20 días de salario por año de servicio trabajado, hasta un máximo de 12 mensualidades.
  3. Impugnar la decisión empresarial judicialmente, acción que deberá llevarse a cabo dentro de los 20 días siguientes al de la notificación del traslado.

Ante cualquier duda, pueden ponerse en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *