El acoso laboral a directivos

El acoso laboral a directivos es un fenómeno que presenta sensibles diferencias respecto al acoso a otro tipo de colectivos, dado que, por extraño que parezca, suponen un colectivo extremadamente vulnerable al acoso. Sepamos por qué.

Los directivos y mandos intermedios presentan una vulnerabilidad mayor al acoso que otros grupos, por chocante que pueda parecer, por dos principales motivos:

El primero es su propia actitud psicológica frente a la empresa para la cual trabajan. Los cargos directivos suelen considerar la empresa como algo suyo (al menos en parte),  y por tanto, están profundamente implicados con la empresa. Por este motivo, les suele costar mucho aceptar que esa empresa que veían como propia se ha convertido, sin darse ellos cuenta, en su enemigo (tal y como ocurre en los supuestos de acoso). De esta forma, el sufrimiento se acentúa dado que el daño psicológico lo están sufriendo de un ente que consideran parte de ellos y ello a su vez da lugar a que en muchas ocasiones acaben viviendo el proceso de acoso con una sensación de traición o de engaño que acentúa su angustia y su estado depresivo.

El segundo motivo es la especial vulnerabilidad que sufre el directivo a determinadas estrategias muy propias del acoso a este tipo de directivos:

  • Uno de estos supuestos es el «puenteo», mediante el cual, el superior jerárquico de ese directivo dicta las órdenes directamente a los subordinados del acosado y lo hace a espaldas de éste, de tal forma que la víctima queda sin autoridad frente a su equipo y su imagen sufre igualmente un grave deterioro porque la víctima pasa a parecer una persona que no se entera de nada.
  • También, una estrategia muy común es ascender a un subordinado del acosado y dejar después a éste a las órdenes de aquél, de tal forma que la víctima percibe inevitablemente el ascenso de un miembro de su antiguo equipo como una humillación.
  • E, igualmente, resulta muy común reducir el equipo con el que contaba el directivo acosado mediante despidos y o traslados hasta casos en los cuales puede terminar convirtiéndose en un capitán sin ejército alguno al que poder mandar.

En definitiva, el acoso a cargos directivos de nivel medio o alto presenta unas peculiaridades que lo hacen distinto a otros supuestos. Por un lado, los acosados de este tipo presenta mayores vulnerabilidades que otros, si bien es cierto que este tipo de acoso suele tener también mejores vías de solución y, en la práctica, es más común llegar a acuerdos amistosos con la empresa, sin necesidad de llegar a juicio, en estos casos que en otros.

Ante cualquier duda sobre este tema, puedes consultar con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *