¿Es admisible como prueba de despido la grabación con cámaras ocultas?

Hasta ahora, se consideraba que la grabación con cámaras a los trabajadores era prueba lícita siempre y cuando las cámaras contaran con las autorizaciones legales pertinentes, los trabajadores hubieran sido debidamente informados de la existencia de las cámaras y de su ubicación, así como de que el fin de éstas era el control de la actividad laboral y dichas cámaras no estuviesen ubicadas en zonas que supusiesen un riesgo para la intimidad del trabajador. Solamente cuando se cumplían todos estos requisitos era lícita la grabación como prueba.

Ahora bien, una reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos parece haber cambiado radicalmente este criterio.

Sigue leyendo