Me han despedido por bajo rendimiento, ¿se puede hacer algo?

Uno de los argumentos más habituales en las cartas de despido (especialmente en los despidos “arreglados” es el despido por disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.

Vaya por delante que éste es uno de los despidos de más difícil prueba por parte de la empresa, tal y como veremos a continuación:

Sigue leyendo

Me han despedido por causas económicas, ¿se puede hacer algo?

Desgraciadamente, está realmente de moda el denominado despido objetivo por causas económicas. Por medio de esta vía de extinción, la empresa puede extinguir la relación laboral pagando al trabajador 20 días de salario por año de servicio trabajado hasta un máximo de doce mensualidades. Esta fórmula de despido es especialmente dañina para trabajadores con mucha antigüedad, dado que pueden ver mermada su indemnización desde las 42 mensualidades hasta las cuales podrían tener derecho a sólo 12.

Ahora bien, si sufrimos este tipo de despido, ¿no se puede hacer nada?

Sigue leyendo

Uso del correo electrónico y del ordenador para fines personales: ¿pueden despedirnos?

El uso de Internet y del ordenador para fines personales es una realidad común a casi todas las empresas. Ello se debe a que es francamente complicado establecer un prohibición total del uso personal de los elementos tecnológicos  puestos a disposición del trabajador por la empresa: ordenador, teléfono, correo electrónico… Y que dicha prohibición total podría llegar a dar lugar a situaciones absurdas tales como que un trabajador no pudiera recibir el aviso de que un familiar ha sufrido un accidente, que no pudiese advertir a su pareja de que va a llegar tarde a cenar, etc. Por este motivo, se ha generalizado un cierta tolerancia hacia un uso moderado de los medios de la empresa para fines personales.

Sigue leyendo