ACCION LEGAL

ACCIÓN LEGAL
SUS ABOGADOS LABORALISTAS EN MADRID

Miguel Angel, 26 - 2º B 28010 - Madrid

T. 914 466 751 - 914 463 801


INDICE DEL LIBRO

Páginas: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 77, 78, 79, 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87, 88, 89, 90, 91, 92, 93, 94, 95, 96, 97.

Discurso, leido por el Presidente, Excmo. Sr. D. José Canalejas y Méndez,
en la Sesión Inaugural del Curso de 1894 a 95, celebrada el 10 de Diciembre de 1894,
de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
ASPECTO JURIDICO DEL PROBLEMA SOCIAL. de José Canalejas y Méndez.


Anterior


condicional, admitida no sin discusión en la doctrina primero y más tarde en varias legislaciones europeas.
La rigidez de la ley, a la que no es dado individualizar sus preceptos con la misma variedad inagotable con que se individualiza el delito, se dulcifica en parte con la apreciación del Jurado, se evita muchas veces con el sobreseimiento, o se elude con indultos no siempre aconsejados por la equidad. Pero si se atiende á que las sanciones penales establecen gradaciones acomodadas á la perversión y á la reincidencia, parece más racional facilitar con la libertad condicional medios de sustraer en la práctica a los efectos de un rigor exagerado aquellas formas atenuadas de culpabilidad, que la opinión confunde con los estados de inocencia.
No ofrece el indulto, según actualmente se otorga, garantías contra quien, después de obtenerlo, niega con su conducta ser acreedor al perdón. Este, aun cuando repugne decirlo, resulta más que moralizador arbitrario. Pero en aquellos casos en que el reo con su conducta anterior o posterior a la pena merece la piedad social; en aquellas circunstancias en que la culpabilidad revela, antes que perversión instintiva, desvarío o ignorancia; cuando, por último, la alarma social no protesta contra una indulgencia prudente, pueden sin dificultad armonizarse con la libertad condicional, las garantías del público interés y la piedad inspirada por los efectos de un rigor excesivo.
Interesa además a la sociedad sustraer sus elementos sanos o accidentalmente perturbados, del contacto con aquellos otros nocivos y definitivamente corrompidos; llevar en momentos en que la crítica penitenciaria denuncia los graves vicios de nuestras prisiones, sin gran causa, necesidad y justicia, a nuestros establecimientos penales a desgraciados reos disculpables y corregibles, no resulta más previsor que otorgar impremeditadamente y sin garantía una libertad peligrosa a elementos viciados y temibles.
Doloroso resulta confesarlo: con facilidad idéntica a aquella con que el criminal ve abrirse la puerta de su encierro protegido por la indiscreción de una piedad fácil y excesiva, da en prisiones el culpado por una falta leve. Y es que se olvida que la cárcel, como el hospital y como el asilo, deben ser una suprema reserva, sólo invocada cuando se demuestra la ineficacia del patronato social. La acción penitenciaria reviste dos formas, higiénica y preventiva la una, terapéutica y reparadora la otra, y tratándose de las


Siguiente

 

 

Solicite reunión sin compromiso

 

 


 

Estamos en:

Seguir a Acclegal en Twitter Accion Legal, S.L. en LinkedIn facebook image

Acción Legalen Google+ Accion Legal, S.L. en LinkedIn

Aviso Legal

 

© 2010 accionlegal.net