ACCION LEGAL

ACCIÓN LEGAL
SUS ABOGADOS LABORALISTAS EN MADRID

Miguel Angel, 26 - 2º B 28010 - Madrid

T. 914 466 751 - 914 463 801


INDICE DEL LIBRO

Páginas: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 77, 78, 79, 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87, 88, 89, 90, 91, 92, 93, 94, 95, 96, 97.

Discurso, leido por el Presidente, Excmo. Sr. D. José Canalejas y Méndez,
en la Sesión Inaugural del Curso de 1894 a 95, celebrada el 10 de Diciembre de 1894,
de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
ASPECTO JURIDICO DEL PROBLEMA SOCIAL. de José Canalejas y Méndez.


Anterior


redimir con sacrificios pecuniarios, se eleva para el pobre hasta convertirla en personal, una pena que en el espín. tu de la ley no mereció tal concepto, y se establecen entre indigentes y acomodados preferencias y distinciones, más odiosas al atribuir castigos, que pudieran serlo al otorgar beneficios y mercedes.
Verdad es que idéntico concepto inspira las indemnizaciones determinadas por la responsabilidad civil, emanada de atentados contra la propiedad; pero en éstas, la equivalencia entre la privación de libertad y el sacrificio pecuniario se deriva de una relación directa entre el indemnizado y el indemnizante, y no de aquella relación superior entre el Estado, atento sólo al Derecho, y el delincuente, que, violando la ley, perturba el orden social. La desigualdad aparece más flagran-te cuando la pena pecuniaria no alcanza aspectos de reparación, sino carácter correccional; y afectando intensidad distinta según las diversas condiciones, parece como si la emblemática figura de Astrea tendiera al rico el peso destinado a ponderar el oro redentor de su culpa, e hiriese sin piedad al pobre, no más culpable, con la espada, símbolo en su diestra de la fuerza del Estado.
Otorgo cuanta importancia tiene al argumento de que tal equiparación no podrá evitarse sino dejando impunes los delitos castigados con multa, o extendiendo la aplicación de las penas personales a casos en que resulten excesivas. No se me oculta tampoco que la privación de libertad parece más gravosa y más dura cuando recae en personas acomodadas; pero sería a mi juicio más prudente, ya que el Estado. desinteresándose del elemento económico, no puede considerar la multa como verdadera pena, sustituirla en la escala de los castigos con la privación de cargos y de derechos. Siempre quedaría además como recurso extremo encontrar para la multa equivalencias adecuadas, en las prestaciones personales impuestas al proletario, cuya riqueza exclusiva la constituye el trabajo.
Es achaque común de la Legislación Penal proteger la propiedad con más eficaz solicitud que los restantes intereses sociales; y responde el Jurado en sus veredictos a este sentimiento, según muestra la estadística. Sin negar el respeto que tan sagrado derecho debe merecer al legislador, nos compete abogar, en ésta como en muchas esferas, por las clases desheredadas, inspirándonos en un sentido democrático.


Siguiente

 

 

Solicite reunión sin compromiso

 

 


 

Estamos en:

Seguir a Acclegal en Twitter Accion Legal, S.L. en LinkedIn facebook image

Acción Legalen Google+ Accion Legal, S.L. en LinkedIn

Aviso Legal

 

© 2010 accionlegal.net