ACCION LEGAL

ACCIÓN LEGAL
SUS ABOGADOS LABORALISTAS EN MADRID

Miguel Angel, 26 - 2º B 28010 - Madrid

T. 914 466 751 - 914 463 801


INDICE DEL LIBRO

Páginas: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 77, 78, 79, 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87, 88, 89, 90, 91, 92, 93, 94, 95, 96, 97.

Discurso, leido por el Presidente, Excmo. Sr. D. José Canalejas y Méndez,
en la Sesión Inaugural del Curso de 1894 a 95, celebrada el 10 de Diciembre de 1894,
de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
ASPECTO JURIDICO DEL PROBLEMA SOCIAL. de José Canalejas y Méndez.


Anterior


capital, encuentra formas fáciles de crédito de que la agricultura no dispone; y por último, porque mientras el obrero industrial no paga el impuesto, lo satisface el colono agrícola.
Las formas del colonato, de la aparcería y de la coparticipación del obrero en las mejoras han conmovido sociedades tan petrificadas como la irlandesa; no es pueril temor prevenir que tal movimiento se presente en sociedades tan vivas, tan revueltas y tan poco cristalizadas aún como la mayoría de los pueblos continentales.
La tendencia a una divulgación de la propiedad, iniciada por procedimientos revolucionarios, al sustraer la propiedad a la mano muerta, preocupa a los estadistas; pero el peligro de que una libertad indiscretamente ejercitada incline al pequeño cultivador, estimulado por «el ansia de goces inmediatos» de que habla Le Play, a pulverizar, tornándola infecunda, la pequeña parcela de que dispone, con vence, aun a los menos socialistas, de la necesaria intervención del Estado en el goce y disfrute de la propiedad, a título de concertar los provechos individuales con el beneficio de la sociedad entera. Alborea la creencia de que existe un derecho a que el individuo no deje infecundo el campo que le pertenece, amenguando con su incuria la riqueza común, y aquel concepto chino que ve un sacrilegio en la esterilidad de la tierra no parece ya capricho extravagante a los tratadistas modernos.
Las relaciones jurídicas del obrero agrario con el colono y el propietario cultivador se limitan por lo común en España al ajuste del precio y tiempo del trabajo, sin que se generalicen, por desgracia, los contratos de participación en el beneficio de la empresa agrícola.
El contrato usual de arrendamiento hace fácil el disfrute de la renta, sin que el propietario se interese por la mejora de la explotación, aumentando el daño del absentismo
La aparcería y mediería tiene para los cultivos de algún riesgo la ventaja de distribuir las ganancias y pérdidas extraordinarias entre el propietario y colono en ciertas comarcas, donde la falta de previsión y la pobreza no permite disponer de capitales de reserva para hacer frente a las calamidades. Si el propietario fuese más instruido y menos codicioso, la empresa agrícola ganaría mucho con el arriendo a medieros, favoreciendo el progreso agrícola, el crédito y la asociación, y la riqueza del campo


Siguiente

 

 

Solicite reunión sin compromiso

 

 


 

Estamos en:

Seguir a Acclegal en Twitter Accion Legal, S.L. en LinkedIn facebook image

Acción Legalen Google+ Accion Legal, S.L. en LinkedIn

Aviso Legal

 

© 2010 accionlegal.net