ACCION LEGAL

ACCIÓN LEGAL
SUS ABOGADOS LABORALISTAS EN MADRID

Miguel Angel, 26 - 2º B 28010 - Madrid

T. 914 466 751 - 914 463 801


INDICE DEL LIBRO

Páginas: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 77, 78, 79, 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87, 88, 89, 90, 91, 92, 93, 94, 95, 96, 97.

Discurso, leido por el Presidente, Excmo. Sr. D. José Canalejas y Méndez,
en la Sesión Inaugural del Curso de 1894 a 95, celebrada el 10 de Diciembre de 1894,
de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
ASPECTO JURIDICO DEL PROBLEMA SOCIAL. de José Canalejas y Méndez.


Anterior


en las obras de escritores inspirados aquellas notas de atención que hoy he de recordar. De este modo, cuando los hombres de gobierno cesen de batallar por lo accesorio y pretendan hacer algo por lo fundamental, podréis ofrecerles aquella preparación científica indispensable para que la semilla fructifique en el espíritu nacional de quien el político debe ser cultivador solícito y desinteresado.
Tal deber, para todos exigible, surge más imperioso para los que nos llamamos demócratas, y pretendemos serlo por más fundamentales razones que haber conspirado para un pronunciamiento, combatido en una barricada o incrustado cuatro fórmulas vagas y sonoras en la rutina de un programa electoral. La democracia tiene un contenido real y a su virtud fía nuestra esperanza el conseguir la intervención de todos en los negocios públicos, y generalizar el disfrute de la riqueza y de la cultura, hasta el punto de que la vida nacional no sea la vida de una clase que dirige, piensa y habla, sino la resultante de una gran actividad social colectiva y orgánica.
No me explico el quietismo de los políticos, de los demócratas sobre todo, que, juzgando su obra terminada, cierran con mano presurosa el ciclo de las reformas, cuando lo hasta ahora conseguido no es sino el andamiaje que ha de servir para elevar la fábrica. No es obra insuperable persuadir a una mayoría parlamentaria para que acepte una ley política; las dificultades verdaderas aparecen cuando de la ley política deduce el legislador la reforma social, e intenta asegurar sobre todo la práctica de esta reforma, que si no se actúa es para aquellos a quienes interesa un sarcasmo y un agravio.
Lo que hay de democracia en nuestras leyes, con parecer tanto, y lo que hay en nuestras costumbres, con no dejar de ser mucho, no ha formado ciertamente una sociedad democrática, y aun pudiera decirse que no ha creado una verdadera sociedad, por la gran solución de continuidad entre el elemento director y el elemento dirigido. Aumenta las desigualdades, hace cuando menos más visibles sus incongruencias, el afán por unificar lo desigual, y los hechos, pese al aliento generoso de nuestras leyes, nos muestran al proletariado sin aquella representación, asegurada, propia y directa, que la justicia y la conveniencia aconsejan.
No es la culpa, exclusiva, en verdad, de la corrupción e1ectoral, sino de la organización de la ley misma, del carácter más que gratuito oneroso del mandato y de la escasa afición mostrada a las intervenciones del



Siguiente

 

 

Solicite reunión sin compromiso

 

 


 

Estamos en:

Seguir a Acclegal en Twitter Accion Legal, S.L. en LinkedIn facebook image

Acción Legalen Google+ Accion Legal, S.L. en LinkedIn

Aviso Legal

 

© 2010 accionlegal.net