ACCION LEGAL

ACCIÓN LEGAL
SUS ABOGADOS LABORALISTAS EN MADRID

Miguel Angel, 26 - 2º B 28010 - Madrid

T. 914 466 751 - 914 463 801


INDICE DEL LIBRO

Páginas: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 77, 78, 79, 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87, 88, 89, 90, 91, 92, 93, 94, 95, 96, 97.

Discurso, leido por el Presidente, Excmo. Sr. D. José Canalejas y Méndez,
en la Sesión Inaugural del Curso de 1894 a 95, celebrada el 10 de Diciembre de 1894,
de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
ASPECTO JURIDICO DEL PROBLEMA SOCIAL. de José Canalejas y Méndez.


Anterior


Pocas reformas, aun entre las mismas consignadas en las leyes, han trascendido desde el Código a la vida. Crece, es cierto, el bienestar económico, pero crece en desiguales proporciones: en proporción geométrica para aquellas clases aco­modadas cuyo porvenir no ofrece peligros; en proporción aritmética y no siempre constante para las condenadas a ganar en la lucha de cada día el pan disputado por una competencia sin entrañas; el salario mermado por la huelga, la enfermedad, las crisis o la codicia del capital, no conserva su relación equitativa con la renta. Cunde, es verdad, la enseñanza, pero mientras la alta instrucción se perfecciona en grados prodigiosos, más de una mitad del censo queda analfabeta en Europa; sin que la instrucción obligatoria, aun practicada y exigida con rigor, baste, por lo breve de su duración y lo elemental de su contenido, a regenerar con su influjo las esencias viciadas de la incultura humana. El mismo sufragio universal, igualitario e individualista, combinado con las prácticas históricas de la Constitución in­glesa—sin tener en cuenta que todos los principios necesitan su complemento, como todas las fuerzas su mecánica—no logra más que despertar el ansia de realidades ofrecidas por tanta fórmula retóricamente profesada; y la desconfianza que crece pone en peligro el prestigio y la autoridad de los prin­cipios. Y la inquietud aumenta y el malestar se acentúa en el orden económico, perturbado por la renovación de los métodos de producción, la independencia de las colonias, el descubrimien­to de ignoradas materias primeras en inmensos territorios en que se aspira a colocar el producto ya elaborado, la baratura de fletes y trasportes, la apertura de nuevas vías, la desamortiza­ción, y sobre todo la conquista de la riqueza por una clase media desligada de la aristocracia y del proletariado. ¿Cómo extrañar que clases a quien una ley invencible coloca en tal extremo apelen, cual siempre apelaron, a la fuerza, como razón última? ¿Ni cómo sorprenderse de que el afán de conservar de unos y el ansia de adquirir de otros pidan su luz y su calor al renacimiento histórico o a la utopía impracticable? Un movimiento instintivo y primo, el afán de la mantenecia, que ya consideraba norte de la vida la musa regocijada de nuestro arcipreste de Hita, impulsa al proletario a la conquista y al burgués a la defensa, y sin la organi­zación de los grandes ejércitos, no es dudoso



Siguiente

 

 

Solicite reunión sin compromiso

 

 


 

Estamos en:

Seguir a Acclegal en Twitter Accion Legal, S.L. en LinkedIn facebook image

Acción Legalen Google+ Accion Legal, S.L. en LinkedIn

Aviso Legal

 

© 2010 accionlegal.net