Me han despedido por causas económicas, ¿se puede hacer algo?

Desgraciadamente, está realmente de moda el denominado despido objetivo por causas económicas. Por medio de esta vía de extinción, la empresa puede extinguir la relación laboral pagando al trabajador 20 días de salario por año de servicio trabajado hasta un máximo de doce mensualidades. Esta fórmula de despido es especialmente dañina para trabajadores con mucha antigüedad, dado que pueden ver mermada su indemnización desde las 42 mensualidades hasta las cuales podrían tener derecho a sólo 12.

Ahora bien, si sufrimos este tipo de despido, ¿no se puede hacer nada?

Lo primero que hay que advertir es que, con la última modificación legislativa, la empresa puede acudir a esta fórmula de despido si existen pérdidas actuales o previstas o si, aún no habiéndolas, existe una disminución persistente en el nivel de ingresos.

Respecto a las pérdidas, hay que tener claro que si la empresa lleva ya un par de ejercicios o más arrojando pérdidas, va a ser complicado impugnar ese despido salvo que, haya podido incurrir en algún defecto de forma a la hora de efectuar el despido (cosa que ocurre más a menudo de lo que parece).

Pero si lo que alega son pérdidas previstas, el tema si admite defensa, dado que no es tan sencillo prever unas pérdidas salvo que sea evidente el motivo (acaba de perder a su principal cliente, las ventas han caído de forma grave por motivos de carácter permanente, etc.)

Y si lo que alega es disminución persistente en el nivel de ingresos, entonces tiene que demostrar que durante tres trimestres consecutivos, las ventas de cada trimestre han sido inferiores a las del mismo trimestre del anterior periodo. Es decir, que si el despido se produce en el mes de diciembre de 2018, la empresa tiene que demostrar que las ventas del primer, segundo y tercer trimestre de 2018 han sido inferiores a las del primer, segundo y tercer trimestre de 2017, comparando cada trimestre con el mismo del ejercicio anterior (primer trimestre de 2018 con primer trimestre de 2017, segundo trimestre de 2018 con segundo trimestre de 2017 y tercer trimestre de 2018 con tercer trimestre de 2017).

Si aun así se verifican las causas económicas, no obstante, también podremos acudir a otros argumentos para impugnar el despido como, por ejemplo, si aun dentro de esa situación económica negativa, la empresa ha seguido contratando trabajadores dentro del mismo grupo profesional que el trabajador despedido o si la empresa no ha puesto a disposición del trabajador el mismo día del despido la indemnización ya referida de veinte días por año trabajado con un máximo de doce mensualidades sin aducir razones válidas para ello.

Ante cualquier duda, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *